Transformación digital
Soluciones
Productos
Acerca de
Comienza tu prueba gratuita

Auditoría

¿Qué es una Auditoría?

Una auditoría es la revisión o investigación de una empresa, agencia, organización sin ánimo de lucro o gubernamental con el fin de recopilar información sobre un aspecto específico de esa empresa, como las prácticas empresariales, los ingresos o el cumplimiento de la normativa legal. La auditoría finaliza cuando se cumplen los criterios a evaluar inicialmente.

Las auditorías fiscales difieren de las auditorías empresariales. Estas se realizan para garantizar el cumplimiento de la normativa contable y para revisar los procedimientos internos. Las auditorías fiscales se realizan para revisar la información financiera.

¿Qué ocurre durante una Auditoría empresarial?

Cuando una empresa, una oficina gubernamental o un contable ven la necesidad de una auditoría, se traza un plan o una estrategia con la empresa auditada. Las auditorías internas tienen que seguir las orientaciones del Instituto de Auditores Internos, y los auditores externos tienen que cumplir las normas establecidas por el Consejo de Normas de Auditoría, el Instituto Americano de Contables Públicos, y a veces, del Consejo de Supervisión Contable de Empresas Públicas.

El plan debe describir la intención de la auditoría y su alcance. Las auditorías externas también deben describir los procedimientos que se utilizarán, su calendario y el alcance de la investigación.

Los resultados de una auditoría se comunican a la empresa auditada. Los auditores internos presentan sus resultados al consejo de administración, mientras que un auditor externo puede presentar un informe para su revisión pública. Dependiendo de quién haya realizado la auditoría y de su propósito, se puede emitir una declaración de auditoría, se pueden corregir las declaraciones de impuestos o se pueden tomar medidas internas dentro de una empresa.

Tipos de Auditoría

Interna

Una auditoría interna la realiza una empresa externa en asociación con la compañía u organización auditada. Una auditoría realizada por un contador público al servicio de la empresa, por ejemplo, es una auditoría interna.

Auditoría de Cumplimiento Legal

Una auditoría de cumplimiento legal estudia las acciones de una empresa, negocio o departamento específico para ver si sus reglamentos y procedimientos se ajustan a las normativas de la empresa. Algunas auditorías de cumplimiento también determinan si una empresa está alineada con las normas externas, como los reglamentos oficiales de su ámbito.

Auditoría de Sistemas

Una auditoría de sistemas examina el sistema informático de una empresa, incluyendo su seguridad, operaciones, software y datos. El objetivo es eliminar los posibles problemas que podrían impedir que los sistemas cumplan sus funciones y evitar las brechas de seguridad.

Externa

Una auditoría externa la realiza un tercero independiente de la empresa auditada. A veces, las empresas realizan una auditoría externa para conocer los posibles problemas de forma imparcial. Algunas auditorías externas son realizadas por un ente independiente sin la aprobación de la empresa, como una auditoría fiscal.

Auditoría Fiscal

Una auditoría fiscal es quizás el tipo más común de auditoría y suele ser realizada por AEAT si ve actividad sospechosa en sus declaraciones de impuestos. Hay muchas razones por las que hacienda puede llevar a cabo una auditoría de impuestos, pero normalmente todas se reducen a pagos incorrectos o inválidos al estado.

Auditoría Financiera

Una auditoría financiera es otro tipo muy común de auditoría que realiza una parte independiente. Las empresas que cotizan en bolsa se someten a auditorías periódicas para garantizar que los estados financieros de la empresa son legítimos y justos. Este tipo de auditoría ofrece a los inversores la seguridad de que la empresa es honesta al presentar sus estados financieros. Una empresa de contabilidad independiente suele realizar esta auditoría.

Auditoría de Investigación

Las auditorías de investigación suelen implicar la colaboración de auditores internos y externos para investigar actividades fraudulentas, pérdidas de dinero o negligencias en una empresa. A veces, un auditor interno descubre un problema como el fraude y pasa la investigación a una fuente imparcial. Además de resolver los problemas, el auditor recoge información sobre posibles fraudes en la empresa por si se emprenden acciones legales.

Beneficios de las auditorías en las empresas

Los organismos públicos, las organizaciones sin ánimo de lucro y las empresas pueden ser objeto de una auditoría. Aunque muchos propietarios de empresas pueden ver una auditoría como algo negativo, en realidad puede ser beneficiosa en algunos casos. Una auditoría puede considerarse una medida de control de calidad para garantizar la exactitud de los registros financieros y ayudar a su empresa a largo plazo. Algunas de las cosas que una auditoría puede hacer por su empresa son:

  • Proporcionar una señal positiva a los inversores: Si está buscando hacer crecer su pequeña empresa y conseguir capital, tener registros financieros auditados puede aumentar la confianza de los inversores, haciendo que sea más probable que le aprueben un préstamo o inviertan en su empresa.
  • Destacar los problemas internos: Cosas como los robos de los empleados, el fraude y las ineficiencias operativas pueden detectarse antes de que sea tarde y las consecuencias sean mayores.
  • Facilitar los procesos fiscales: Presentar los impuestos de la pequeña empresa cada mes de abril puede ser más fácil si su empresa ya ha auditado sus estados financieros. También puede facilitar las cosas al contable de su empresa.
  • Permitirle optar a certificaciones empresariales: Algunas certificaciones empresariales concretas, como la ISO 9001, requieren auditorías empresariales periódicas para poder optar a ellas. Algunas de estas certificaciones pueden ayudar a su empresa a ser más rentable y a reducir potencialmente los costes operativos.